SIN RODEO: TENDENCIAS

lunes, 19 de septiembre de 2016

El orgullo avileño

Bulevar de Ciego de Avila
Con un marcado sentido de propiedad y orgullo, los avileños, en cualquier parte  que se encuentren, no vacilan en hacer pública su identidad: Soy de Ciego de Ávila o tal vez para otros " resido en la  Ciudad de los Portales".

La geografía los distingue como provincia central del país, la historia por  épicas hazañas mambisas, como el cruce de la fortificada trocha de Júcaro a Morón por las fuerzas insurrectas en más de una ocasión y también por acciones  relevantes de las guerras independentistas, la  formación de la columna invasora en los potreros de Lázaro López y luego, la participación de los avileños en la última etapa del proceso de liberación  nacional.



Pero Ciego de Ávila es también rica en tradiciones culturales, un sello no menos distintivo que convierten al territorio en importante  paraje multicolor con las parrandas de los barrios El Gallo y El Gavilán de Chambas; La Salina y El Yeso de Punta Alegre, o los bandos Rojo y Azul de Majagua, todo ello fertilizado por  agrupaciones emblemáticas, como son, la danza folklórica XX Aniversario, Teatro Primero, Polichinela y D´Morón Teatro, reconocidas por su profesionalidad y buen sentido artístico.

Sin embargo, la propia obra revolucionaria, forjada  con el concurso de hombres y mujeres de esta provincia, constituyen el principal orgullo del pueblo avileño.

Bastaría recorrer calles, instalaciones o simplemente parques de la ciudad cabecera o  de cualquier localidad del territorio para palpar el verdadero orgullo revolucionario que experimentan los  avileños.
                                        
Para Evelio Capote Castillo la  mayor hazaña de este pueblo fue la consagración en solo unos meses en la construcción del pedraplén que sobre las olas del mar unió a Turiguanó con los cayos del norte de esta provincia para dar paso a un  importante polo turístico, como lo es en la actualidad Jardines del Rey.
                                       
Elsa Lazo Quiñonez, jubilada, uno de sus impactos fue ver levantar próximo a su vivienda en la ciudad de Morón, un moderno hospital clínico quirúrgico que cuenta con más de 30 especialidades médicas y que presta servicios a pacientes de los municipios de la vertiente  norte de esta provincia, "un  verdadero sueño convertido en realidad", confiesa.

Otros admiran las transformaciones que ha sufrido la ciudad de Ciego de Ávila
con el parque de la ciudad, el bulevar, nuevas  zonas residenciales, como el reparto Ortiz, la  apertura de  centros comerciales, instalaciones para ampliar los servicios de  salud y la oportunidad de contar con la Universidad Máximo Gómez Báez.

En fin, son múltiples los impactos de la Revolución en el pueblo avileño que los hacen sentir orgullosos de su provincia.
                                         
Y precisamente a  ese orgullo dirigen sus  empeños las redes sociales de este territorio, conscientes de que #CiegodeAvilaSiguEnRevolución

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)