SIN RODEO: TENDENCIAS

sábado, 3 de diciembre de 2016

Evoca Raúl al Fidel invicto que nos convoca con su ejemplo y demuestra que “sí se pudo, sí se puede, y sí se podrá

El presidente de los Consejos de Estado y de Minsitros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, comienza su discurso después de saludar a los presentes.

“En la tarde de hoy, el cortejo fúnebre con las cenizas de Fidel, que reeditó en sentido inverso el trayecto de la Caravana de la Libertad, entró en Santiago de Cuba, donde al igual que en el resto de toda Cuba recibió el amor del pueblo”, comienza sus palabras Raúl después de saludar a los presentes.

Raúl explica que los restos mortales de Fidel serán enterrados mañana en el cementerio de Santa Ifigenia, donde descansarán junto a otros grandes de la historia de Cuba.



“En medio del dolor de estas jornadas, nos hemos sentido reconfortados y orgullosos con el sentir de los jóvenes y niños cubanos que expresan ser dignos continuadores de los ideas de Fidel. Fiel a la ética martiana que ‘toda la gloria martiana cabe en un grano de maíz’, el líder de la Revolución rechazaba el culto a la personalidad, hasta las últimas consecuencias. Incluso, después de fallecido, nunca quiso que su nombre fuera para nombre de plazas, calles instituciones”, añade.

“En correspondencia con la determinación del compañero Fidel presentaremos a la próxima sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular las propuestas legislativas para que prevalezca su voluntad”, explica Raúl.

“El 26 de julio de 1989, en la ciudad de Camaguey, el Comandante en Jefe predijo con dos años y medio de antelación la desaparición de la Unión Soviética y el Campo Socialista y aseguró ante el mundo que si seguían esas circunstancias Cuba continuaría defendiendo las banderas del socialismo”, prosigue el presidente cubano.

Más adelante, Raúl recuerda las reuniones del Partido Comunista de Cuba en la etapa del Período Especial en julio de 1994, efectuadas para analizar cómo enfrentar con mayor eficiencia y cohesión los retos de esa difícil etapa, el creciente bloqueo imperialista y las campañas mediáticas dirigidas a sembrar el desánimo en la ciudadanía. “De esas reuniones salimos todos convencidos de que con la fuerza y la inteligencia de las masas cohesionadas bajo la dirección del Parrtido, sí se podía y se pudo convertir el Periodo Especial en una nueva batalla victoriosa en la historia de la Patria”, dice.

Raúl evoca al Fidel invicto que nos convoca con su ejemplo y demuestra que “sí se pudo, sí se puede, y sí se podrá superar cualquier obstáculo, amenza o turbulencia en nuestro firme empeño de construir el socialismo en Cuba”.

“Ante los restos de Fidel en la Plaza de la Revolucion Mayor General Antonio Maceo Grajales, en la heroica ciudad de Santiago de Cuba, juramos: defender la patria y el socialismo y juntos reafirmemos la sentencia del titan de bronce: ‘quien intente apropiarse de cuba recogera el polvo de su suelo anegado en sangre si no perece en la lucha'”.

¡Fidel, hasta la victoria siempre!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)