SIN RODEO: TENDENCIAS

lunes, 21 de septiembre de 2015

Admiración y respeto al Papa Francisco en El Cobre

Un popular y cálido recibimiento le brindó el hospitalario pueblo de El Cobre al Papa Francisco, luego de llegar a Santiago de Cuba para continuar su visita apostólica a Cuba.

A su arribo al aeropuerto internacional Antonio Maceo de esa urbe fue recibido por un coro de 30 niños santiagueros que le cantaron y obsequiaron  flores, y a los cuales el Sumo Pontífice solicitó que volvieran a interpretar la letra que clama por la paz y la misericordia.

Personas de todas las edades colmaron el tramo de la Carretera Central que da acceso a la localidad de El Cobre entre montañas y hacia la empinada vía donde se ubica el Santuario de la Virgen de la Caridad, Patrona de Cuba.

Durante la bienvenida, el máximo representante de la Iglesia Católica saludó a la multitud congregada hasta la entrada a la Basílica de la Caridad, donde está prevista mañana  la eucaristía a la que se espera asistan unas tres mil personas.



En un ambiente de alegría y respeto, con la sensación de vivir una experiencia única, los habitantes de esa zona portaron pequeñas banderas cubana, blancas y amarillas del Vaticano y flores, muestra de regocijo por el trascendental acontecimiento.

Unidos creyentes y no creyentes se asomaron por puertas y ventanas de calles engalanadas para la ocasión, para brindarle una cálida acogida al Misionero de la Misericordia, en el tercer viaje a este país de un Papa, después del realizado por Juan Pablo II, en 1998, y Benedicto XVI, en el año 2012.

Melquiades Rodríguez, con más de 50 años viviendo en la localidad, mostró su orgullo por haberle dado la bienvenida a las anteriores Santidades y añadió que El Cobre es tierra de mambises y rebeldes que lucharon por la independencia de Cuba, uno de los atributos por los que aman a la Virgen. 

Marjolis Segura, estudiante de Secundaria Básica,  reafirmó que el mensaje a la juventud de la Isla fue de esperanza y aliento, de fomentar la capacidad de diálogo, construir juntos, amar, servir, y seguir adelante pese a las dificultades.

A las ocho de la mañana el Sumo Pontífice oficiará una misa de poco más de dos horas en el templo religioso, espacio acondicionado para la eucaristía y habilitado con sillas en sus alrededores.

Cerca de las 11 habrá un encuentro con familias cubanas en la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, ubicada en el céntrico Parque Céspedes, y desde el atrio de la iglesia bendecirá a la ciudad de Santiago de Cuba por los 500 años de su fundación como villa.

En horas del mediodía ocurrirá la ceremonia de despedida en el aeropuerto internacional Antonio Maceo, de esta ciudad, desde donde el Papa Francisco partirá hacia los Estados Unidos.

Papa Francisco ora en Cuba a la Virgen de la Caridad del Cobre

 El papa Francisco colocó hoy un ramo de flores a la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre y oró ante ella en la Basílica Menor del Santuario Nacional Nuestra Señora de la Caridad del Cobre.

Luego de orar en silencio, el Obispo de Roma lo hizo en alta voz, la misma oración que le dedicará el papa Juan Pablo II a la virgen en 1998.

Después prendió una vela y le puso una ofrenda a la virgen, una copa de plata con flores, con tallo y pétalos de mosaicos y cerámica.

Momentos después, saludó a niños, quienes le regalaron una imagen de la Caridad del Cobre, y su significación está en que la llevará a una comunidad de cubanos en Estados Unidos.

Ellos, además, interpretaron un tema antológico del repertorio latinoamericano "Yo vengo a ofrecer mi corazón".

Previamente, Su Santidad se alojó en el Seminario San Basilio Magno y luego sostuvo un encuentro privado con los obispos.

El Sumo Pontífice llegó hoy a esta ciudad procedente de la vecina Holguín, y mañana oficiará la tercera y última misa prevista en la isla caribeña, desde donde continuará su viaje apostólico y pastoral a Estados Unidos.

Este lunes, en la oriental provincia de Holguín, Su Santidad ofició una misa en la que estuvo presente el presidente cubano, Raúl Castro.

Allí llamó a compartir la ternura y la misericordia con los enfermos, los presos, los ancianos o las familias en dificultad.

En la plaza de la Revolución Calixto García y ante miles personas, el Sumo Pontífice renovó su mensaje a favor de los más desfavorecidos, como es habitual en su prédica desde que se convirtió en la máxima figura de la Iglesia católica en marzo de 2013.

El Papa instó a las personas a ver más allá de las apariencias, del pecado, del fracaso, de la indignidad, o de la categoría social, y mirar lo más auténtico que vive en cada persona.

Sean siempre humildes y amables, sean comprensivos, sobrellévense mutuamente con amor, esfuércense por mantener la unidad del espíritu con el vínculo de la paz, pidió ante miles de personas que escuchaban atentas su homilía.

Resaltó el trabajo de la Iglesia católica en Cuba, que con esfuerzo y sacrificio trabaja para llevar a todos, aun en los lugares más apartados, la palabra y la presencia de Cristo, apuntó.

El líder de la Iglesia católica también visitó la estatua de San Juan Pablo II.

La obra está situada en el atrio de la catedral de San Isidoro, frente al parque de igual nombre, la imagen rinde tributo al Pontífice que dispuso la creación de la diócesis de Holguín, que comprende los territorios de esta provincia y de la vecina de Las Tunas.

Su Santidad bendijo la ciudad de Holguín desde el sitio conocido como Loma de la Cruz y elogió la calidad del coro infantil que participó en la breve ceremonia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)