SIN RODEO: TENDENCIAS

martes, 12 de marzo de 2013

Inicia cónclave que elegirá al sucesor de Benedicto XVI

El Vaticano admitió que en esta ocasión no existen claros favoritos para acceder al título de Sumo Pontífice. El vocero de la Santa Sede, Federico Lombardi, manifestó que aunque no se puede prever cuánto durará el cónclave, "éste no debe ser muy largo".

Un total de 115 cardenales de los cinco continentes se reúnen, desde este martes, para dar inicio al cónclave del cual saldrá electo el nuevo papa que reemplazará a Benedicto XVI -que también ocupará los cargos de obispo de Roma, Pastor Supremo de la Iglesia católica y jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano- aunque la Santa Sede anticipó horas atrás que “es poco probable que se designe al pontífice en la primera jornada”..



A partir de las 08H00 horas de Roma (07.00 GMT), los purpurados se instalarán en la Casa de Santa Marta, la residencia dentro del recinto del Vaticano en la que residirán totalmente aislados del mundo exterior, hasta que hayan decidido quién será el 266º Sumo Pontífice.

A las 16H30 locales (15:30 GMT), los cardenales vestidos de rojo púrpura se reunirán en la Capilla Paulina para una oración, y luego se dirigirán en procesión a la Capilla Sixtina, cantando letanías como el "Veni Creator Spiritus", que invoca al Espíritu Santo para que les guíe en tan difícil decisión.

La agencia AFP explicó que la clausura total comenzará cuando tras el grito "Extra omnes" ("Todos fuera"), se retiren las personas ajenas al cónclave y se cierren las puertas de la Capilla, quedándose solos los cardenales, quienes han prestado juramento de silencio.

A partir de ese momento, la única indicación que tendrá el resto del mundo de lo que ocurre dentro del cónclave será el humo que desprenda la chimenea situada a la derecha de la Basílica de San Pedro. Aunque generalmente no se lleva a cabo votación alguna en el primer día el Vaticano distribuyó un esquema en el que se prevé, en horas de la tarde del mismo martes, una primera votación y su correspondiente "fumata".

Tras reunirse hasta en 10 ocasiones, entre la renuncia de Benedicto XVI y el inicio del cónclave, El vocero vaticano, Federico Lombardi, aseguró que los religiosos ya están en condiciones de elegir y explicó que aunque no se puede prever cuánto durará el cónclave, "éste no debe ser muy largo, puesto que una duración larga daría a entender que la votación está bloqueada".

En esta ocasión no existen claros favoritos para asirse a la silla de San Pedro, puesto que existen divisiones entre los purpurados, especialmente tras el escándalo de filtración a la prensa de documentos papales conocido como Vatileaks, que en 2012 reveló luchas internas y aparente corrupción en la Santa Sede.

Los cardenales comenzaron las reuniones hace más de una semana y este lunes sostuvieron su último encuentro previo para abordar el tema del funcionamiento de la banca vaticana, precisamente tras el Vatileaks.

Lombardi reconoció que se "habló de los temas económicos, que son importantes" de cara a los desafíos de la Iglesia. También insistió en que la preocupación central de los cardenales es la elección del Sumo Pontífice, por lo que abordaron el perfil y las cualidades que debía tener el próximo papa.

El vocero agregó que, el cardenal Tarsicio Bertone, como presidente del Banco del Vaticano, explicó el “proceso de control y transparencia que la Santa Sede está llevando a cabo”, a solicitud de las autoridades europeas.

Favoritos

En la elección del papa compiten tres bandos en abierta lucha por el poder durante el papado de Benedicto XVI. En primer lugar están los “bertonianos”, que apoyan al secretario de Estado y camarlengo, Tarcisio Bertone. Por otro lado están los “diplomáticos”, que lidera su antecesor en el primer cargo, Angelo Sodano.

Por el otro lado, dentro del vaticano ha surgido una rebelión, el llamado “bloque pastoralista”, que se resiste a las imposiciones de la curia y reclama “un papa ajeno a los escándalos y capaz de dar un nuevo impulso a la Iglesia católica en crisis”.

Según la prensa italiana, dos cardenales, el italiano Angelo Scola, arzobispo de Milán, y el brasileño Odelio Scherer, arzobispo de San Pablo, son los mejores posicionados en la elección del sumo pontífice.

Scherer y Scola serían los candidatos de consenso impuestos por “bertonianos” y “diplomáticos”, y aceptados también por los “pastoralistas”, en su mayoría “extranjeros”, es decir no italianos.

Para que uno de ellos resulte electo debe obtener al menos 77 votos de los 115 necesarios. No obstante, si ninguno de los dos logra los votos, entran en juego otros candidatos como el franco canadiense Marc Ouellet, el húngaro Peter Erdo, el austriaco Christoph Schönborn o los norteamericanos Timothy Dolan o Sean O’Malley y el filipino Luis Antonio Tagle.

Si después de tres días no se alcanza la mayoría, las leyes vaticanas establecen que habrá un día de pausa para la reflexión y oración, y habrá otros tres días con siete votaciones y así hasta el decimoprimer día, que se votaría entre los dos candidatos con más apoyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)