SIN RODEO: TENDENCIAS

lunes, 17 de diciembre de 2012

EEUU convertido en bazar de la militarización

El Paraíso de las armas de fuego

Las ventas masivas de armas de fuego en Estados Unidos aumentan las probabilidades de masacres de civiles, de ataques contra fuerzas policiales y el tráfico ilegal hacia el extranjero, denunció hoy el foro Violence Policy Center (VPC).

El mercado civil de armamentos ha sido convertido en un bazar de la militarización por empresas del sector, organizaciones conservadoras como la Asociación Nacional del Rifle y otros grupos norteamericanos similares, subrayó el grupo no gubernamental en su página de Internet.



La industria de las armas se ha vuelto dependiente de productos con estilo castrense y por medio de la publicidad hacen creer a la ciudadanía que lo realmente moderno es comprar los mismos fusiles que usan los soldados en combate, comentó el VPC.

El asesino de los niños en Newtown, Connecticut, usó el viernes un AR-15, fusil que también utilizó James Holmes para la matanza en el cine de Colorado en julio último y además Jacob Roberts, quien disparó la semana pasada contra varias personas en Portland, Oregon.

Hoy día 11 de cada 15 artículos que venden en Estados Unidos compañías como Smith & Wesson, Bushmaster, Rock River, Stag Arms y Armalite son armas de asalto con gran poder de metralla y recarga automática.

Este tipo de pertrechos están prohibidos en el norteño país por una ley de 1994, pero la normativa expiró en 2004 y no ha sido reactivada por el Congreso, que ahora paradójicamente pretende iniciar el análisis de una nueva reglamentación sobre el mismo asunto.

El AR-15 es una versión popular de los profesionales M-16 and M-4 y tienen una recámara de 223 municiones de 5,56 milímetros. Más de 320 personas fueron asesinadas en 2011 en Estados Unidos con este modelo de fusil, según reporte del FBI.

Se calcula que al menos tres millones de AR-15 permanecen en manos privadas en este país junto con otro gigantesco arsenal de 307 millones de disímiles armas de fuego, que arroja un total de casi un instrumento mortífero por cada habitante.

Las compras de armas personales se dispararon en Estados Unidos luego de la reelección presidencial de Barack Obama y en el inicio de la temporada navideña el alza fue de 20 por ciento.

Encuestas de opinión indicaron que millares de ciudadanos temen que el mandatario demócrata anule leyes relacionadas con la segunda enmienda y signe convenios internacionales adelantados por Naciones Unidas para regular el comercio de estos pertrechos.

En el último Viernes Negro (jornada de rebajas por comienzo de etapa navideña) se emitieron un total de 154 mil 873 cheques para adquisición de armas lo que significó un incremento de 20 por ciento con respecto a 2011, cuando esta cifra fue de 129 mil 166.

Las ventas de rifles AK-47 y AR-15 se duplicaron desde que Obama llegó a la Casa Blanca en 2009 y el gobernante mencionó que podría sugerir una prohibición general para fusiles de mayor calibre.

Unos cinco millones de armas de fuego son fabricadas cada año en el país con el mayor inventario en manos privadas. La Segunda Enmienda de la Constitución, aprobada en 1789 y reactivada en 1791, afirma que todo individuo será amparado por la ley si decide portar un arma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)