SIN RODEO: TENDENCIAS

miércoles, 20 de junio de 2012

Dilma Rousseff convoca a una conferencia que genere compromisos firmes

Define desarrollo sostenible como: crecer, incluir y protegerLa presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, instó este miércoles a sus colegas del mundo a asumir en la Cumbre Río+20 compromisos sobre El futuro que queremos y a mantener las responsabilidades comunes, pero diferenciadas, sobre el desarrollo sostenible.

"Nuestra conferencia debe generar compromisos firmes en el campo del desarrollo sostenible. Tenemos que ser ambiciosos", apuntó Rousseff en discurso en plenaria de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, Río+20, iniciada esta mañana con su elección por consenso como presidenta de la cita carioca.


Somos gobernantes de este planeta, por nuestras manos pasan decisiones políticas que impactan el crecimiento económio, la inclusión social y la protección ambiental, sostuvo la mandataria brasileña.

Aseveró que "tenemos la responsabilidad delante de la historia y delante de nuestros pueblos de hacer de la Río+20 un momento de firmar compromisos para el futuro que queremos".

Tras señalar que el desarrollo sostenible puede ser resumido en tres palabras: crecer, incluir y proteger, Rousseff indicó que la crisis financiera y la incertidumbre que se cierne sobre el futuro de la economía mundial da especial importancia a la Río+20.

Rousseff aseguró que la crisis, con países en recesión o crecimiento muy bajo, problemas en sus cuentas públicas y sistemas financieros y políticas que afectan a las poblaciones más vulnerables, evidencian que los actuales modelos de desarrollo "agotaron su posibilidad de responder a los desafíos actuales".

Refirió que la severa crisis vivida por América Latina en la década de 1980, del siglo pasado, constituye una experiencia de que las políticas efectivas para la adversa coyuntura de hoy son las destinadas a promover el crecimiento económico y no las que lo restringen.

La recuperación para ser estable tiene que ser global, precisó y añadió que en un momento como este de incertidumbre sobre el futuro de la economía internacional, es fuerte la tentación de hacer absolutos los intereses nacionales, por lo cual está debilitada la disposición política para asumir acuerdos vinculantes.

"No podemos dejar que eso suceda", subrayó la presidenta y resaltó que "estoy convencida, y esta conferencia lo demuestra, que podemos acordar una nueva visión del futuro con objetivos de desarrollo sostenible en áreas de especial importancia".

Pero, prosiguió, los mandatarios del mundo tienen que ratificar los compromisos de la Cumbre de la Tierra, Río'92, y rescatar de ella los principios que aún permanecen en el papel e incorporarlos efectivamente en la decisiones políticas.

En particular, ejemplificó, el principio de que las responsabilidades son comunes, pero diferenciadas, lo cual se traduce en que los países desarrollados realicen mayores esfuerzos por su responsabilidad histórica con los problemas ambientales.

En ese sentido, Rousseff exaltó "la transferencia de las empresas más contaminantes del norte al sur dejó una pesada carga ambiental en países en desarrollo" y acotó que la ayuda para mitigar esa situación todavía no se hace efectiva, como tampoco se han alcanzado los compromisos en la reducción de las emisiones de gases efecto invernadero.

Sobre el texto final de la Río+20, la presidenta brasileña adelano que reforzará los principios del pasado e incluirá avances relevantes como que la erradicación de la pobreza es el principal desafío del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)