SIN RODEO: TENDENCIAS

miércoles, 2 de diciembre de 2015

El cifrado corazón de Berta Lina

Por Leonel Iparraguirre González
Ni su avanzada edad, ni las más de cinco décadas de labor continua en el sector de la salud, han desprendido a Berta Lina Cantero Zúñiga del amor a su profesión. 


Cuenta con orgullo que su primer centro laboral fue el hospital pediátrico de Morón, a donde llegó a mediados de 1966, como técnica de Rayos Equis, una especialidad que caló desde entonces en el torrente de sus venas.

Unos años después formó parte del colectivo del policlínico integral Norte, donde dice tener su otra casa y  su otra familia. "Las más jóvenes me dicen abuela, otros la profesora como expresiones de cariño, respeto y compañerismo".



En su casa exhibe el diploma que la acredita como Licenciada en Imagenología, junto con decenas de certificados, medallas y distinciones que la avalan como Vanguardia Nacional por más de diez años consecutivos, como trabajadora integrante de contingentes internacionalistas en las República de Haití y Venezuela.

Junto al pueblo haitiano vivió momentos inolvidables, al cumplir misión en Okay, considerada la segunda capital de ese país caribeño y  donde multiplicó esfuerzos para representar dignamente el sistema de salud cubano. Pero no bastó esta primera misión y Berta Lina partió un tiemnpo después por un término de 25  meses para la República Bolivariana de Venezuela para dejar su huella en la zona de Cojedes y  otros poblados cercanos.

En este  Día de la Medicina Latinoamericana recibe el reconocimiento de  todo el pueblo por  su paciente entrega y  dedicación en un frente que dignifica con su ejemplo profesional.

"No pienso en mi jubilación mientras me acompañen energías para desarrollar el trabajo. Llevo al sector de la salud cifrado en las entrañas de mi corazón", concluye.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)