SIN RODEO: TENDENCIAS

domingo, 16 de noviembre de 2014

Apelando a la memoria: El viejo del gato

No es un cuento ficticio, ocurrió antes del triunfo revolucionario en la ciudad de Morón.
 

Ya casi los apodos o nombretes  han dejado de existir.. A las personas se les llama por su nombre verdadero, pero cinco décadas atrás a la mayoría de las personas se les conocía casi siempre por un sobrenombre,   más o menos relacionado con algo que le había sucedido..

Atanasio García vivía entonces en un caserío  en las afueras de la ciudad de Morón… su situación económica cada día se le complicaba más por diferentes escenas  familiares, más los míseros salarios que por entonces se devengaban…




Tal era la magnitud de su cerco económico que un día decide abandonar el trabajo agrícola que por años realizaba para dedicarse a la paciente tarea de hacer carbón…Atanasio hacha en mano comenzó a picar leña y a especializarse en montar aquellos empinados hornos a base de marabú….Ya poco tiempo después se le decían  Atanasio el carbonero…

Pero aquel sobrenombre no tuvo una larga  vida…un amanecer, entre la manigua, lo ataca un gato rabioso… durante largo rato aquel felino lo  sacude y  le causa grandes  desgarraduras en una pierna que lo invalida a picar leña y a levantar sus hornos…Desde entonces Atanasio  se gana el calificativo de El Viejo del Gato…

Aquel nombrete no le gustaba mucho al laborioso leñador, a pesar de que continuaba caminando arrastrando una pierna por las lesiones que le había causado el ataque de un gato…

Por entonces la guardia rural batistiana  intensificaba sus abusos, y la arremetía con todos los sospechosos…

Cierto día El Viejo del Gato iba por un camino real, cuando se percata que a lo lejos venía  la guardia rural en sus grandes caballos…Para evitar el interrogatorio,  y verse en la necesidad de enfrentarse a  aquellos militares,  Atanasio, o mejor dicho, El viejo del Gato, decide apartarse del camino real, y comienza a abrir una puerta de alambres para penetrar en un potrero colindante.. En esa maniobra, lo intercepta la guardia…

Buenos días…¿por qué huye…?  le dicen…
Algo nervioso y ya conocedor de la manera de actuar  de  los militares de entonces,  El viejo del Gato calla…
La guardia le tira encima uno de los caballos y  le arremeter a bastonazo limpio,  considerándolo un sospechoso que ayudaba a los  revolucionarios de la zona… Después de la paliza, El Viejo del Gato quedó moribundo….Días después  ya recuperado, logró perder aquel apodo que tan mal le parecía…Desde  entonces  a Atanasio le  comenzaron a decir…”El viejo de la paliza…”

No es una historia ficticia, fue un hecho real que sucedió en Morón hace  más de  cinco décadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)