ESPECIAL DE HOY

... ... ... ... ...
... ... ...

miércoles, 17 de septiembre de 2014

La otra esquina de la ciudad



Acto homenaje a Enrique Varona en Serafina y Calle 5
Cada esquina de la ciudad de Morón atesora al menos un valor histórico, un hecho pintoresco o guarda un recuerdo imborrable para muchas personas. Una sencilla tarja, por ejemplo, situada en la intercepción de las calles Martí y Libertad  recuerda la toma de Morón por el Ejército Libertador en 1895, como una pequeña placa incrustada en una vieja pared localizada en Libertad y  José de la Luz y Caballero señala el lugar  donde América Peñaranda confeccionó la bandera cubana que llevaría Nicolás Hernández El Tocayo a la manigua redentora.


Pero hay una esquina en la ciudad que encierra un valor histórico incuestionable, cita obligada para que en cada septiembre  sea  punto de convergencia para trabajadores  de diferentes sectores, estudiantes y por qué no, para el pueblo revolucionario de Morón: es la convergencia de Serafina y Calle Cinco, en el reparto Hermanos González,  donde fue ultimado a balazos  el líder sindical Enrique Varona González.

Allí en el lugar, un sicario de la dictadura machadista  se apostó detrás de una columna el 19 de septiembre de 1925, y justamente  a las siete de la noche disparó  para cometer un  salvaje  crimen,  al líder sindical de los transportistas, quien se dirigía con su pequeña hija para presenciar  una obra teatral.
Caía Enrique Varona González, quien unas horas antes había presidido una enérgica  reunión en los Talleres Ferroviarios en defensa del gremio que reclamaba justos derechos obreros. Desde entonces la esquina de Serafina y Calle Cinco alcanzó un valor histórico de incalculables proporciones.

Al pasar  por ese lugar la mirada se detiene ante una pequeña tarja, quizás ínfima para el significado patriótico y  revolucionario que encierra. Es  el recuerdo que perpetúa  la memoria a quien mereció el calificativo de “el líder de las mil huelgas” y  a quien un joven escritor de la localidad, Larry Morales Rodríguez, dedicó uno de sus libros que  hoy es  rico patrimonio de centros escolares y bibliotecas de todo el país.

Es por ello que cada 19 de septiembre esta otra esquina  se convierte en punto de confluencia de una  solemne peregrinación, que en honor y  tributo a Varona, encabeza  la banda de música de la localidad con las más vibrantes melodías patrióticas, y  hasta donde trabajadores ferroviarios, dirigentes sindicales y el estudiantado llega  con ofrendas florales y  el más respetuoso recuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)