NUEVO

SIN RODEO: TENDENCIAS

miércoles, 11 de junio de 2014

Antiguos periódicos que circularon en Ciego de Ávila

Fuente: Semanario Invasor
Las  ciudades de Ciego de Ávila y Morón contaron con más de un centenar  de periódicos que circularon  antes de 1959, algunos con muy corta duración, pero la mayoría vieron la luz como medio propagandístico durante campañas electorales.

No muchos ejemplares constan en los archivos de la provincia,  entre los que figuran Ecos de Chambas,  El Gaspareño, Ecos de Majagua y  varios editados en la ciudad de Morón.


Un reciente artículo del periodista e investigador José Antonio Quintana García, publicado por el semanario Invasor, subraya que existió un periódico llamado El Caribe, en el municipio montañoso de Florencia, que aunque no sobresalió por su formato, diseño,  ni tampoco por el tiempo de circulación,  tuvo un relevante rol por su contenido.



El Caribe ejerció una gran influencia en los vecinos de aquel territorio, cuna de los escritores Jaime Sarusky, Amado del Pino y Manuel González Bello.


Esta publicación circuló a partir de 1943 dirigido por Wenseslao Montiel, el que contó con una segunda etapa en 1955 que se imprimía en Caibarién, con frecuencia mensual.


Cuentan que El Caribe disponía de varias secciones, entre otras,  “Lo que dicen en la calle”, “Los que otros opinan” y  “Personajes populares”.



Sobre el objetivo de esta publicación escribió su administrador:

“Los jóvenes que integramos el staff de El Caribe estamos animados en el más vehemente deseo y propósito de luchar porque nuestro pueblo sea atendido hasta en sus más mínimas necesidades, para ello libramos nuestras más grandes batallas en defensa del barrio de Guadalupe y especialmente reclamamos para nuestro olvidado y querido Florencia…” Y añadía: “…para protestar por los engaños que se nos hacen, por las promesas que no se cumplen…”


En la sección de personajes fue publicada  en una de sus ediciones, la existencia de Eladio Sarmiento, especialista en taburetes y bateas , ex cazador de venados,  pescador y consumidor de coñac, además de  ser  sargento político.


Comenta Invasor que por lo que se conoce, El Caribe fue fiel al concepto del periodista, estampado por su director Manuel Fernández: “El periodista o escritor, visto como sembrador de ideas, debe ser siempre el verídico portador de aquello que sea más útil a la comunidads en que convive y heraldo sincero y combativo de toda injusticia dondequiera que ésta se manifieste…”


No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)