SIN RODEO: TENDENCIAS

miércoles, 14 de mayo de 2014

El reclamo de Daysi en Grúa Nueva

(Tomado del Blog Verdad Cubana)

Daisy Pulido Bartomeo es una cubana de la tercera edad que a pesar de lamentarse de varias enfermedades, tiene una vitalidad asombrosa.

Camina rápido, es lúcida para hablar y se expresa con mucha coherencia y carácter. A ella la conocí en una reciente visita a la comunidad rural de Grúa Nueva, en el municipio de Primero de Enero (Violeta).

Al enterarse de la estancia de periodistas allí, Daisy escribió una nota y me la entregó personalmente. Era una especie de queja, reclamo o petición; algo tiene de esas tres cosas.



Leo el papelito, escrito a mano y con evidente prisa, e indago más en los hechos que la originan.

Resulta que Daisy Pulido fue beneficiada con un subsidio para construirse una vivienda. El Estado Cubano le regaló 45 mil pesos y le facilitó mucho de los materiales a precios bajos.

Este dinero se calculó que alcanzara para construir una casa pequeña, de bloques y hormigón, con su piso de mosaico y techo de zinc venezolano de alta calidad, como las que abundan en la comunidad de Grúa Nueva.

Pero Daisy, mujer activa y con lógicas aspiraciones, decidió hacer el techo de placa, con la consiguiente utilización de cavillas, cemento y piedras, lo cual encareció el techado de su vivienda.

De esta forma se excedió en el presupuesto; los 45 mil pesos no le alcanzan para su terminación y ahora quiere que el gobierno local le regale tres mil pesos más para terminar su casita.

Eso no es posible porque este programa de subsidios a la población está planificado nacionalmente y son muchas las personas que lo están recibiendo en todo el país. Es una distribución equitativa para que más cubanos de bajos ingresos y altas necesidades, puedan tener una vivienda digna.

Los funcionarios correspondientes le han explicado a Daisy que ella puede pedir un crédito bancario para obtener más dinero, que luego irá pagando a plazos, pero ella se niega a esa opción.

Daisy y su esposo son jubilados y su hijo trabaja, entre los tres deberán encontrar una solución para enmendar el error cometido de irse del presupuesto para dar más calidad a su techo. Ya es un problema que ellos deben asumir y estoy segura que encontrarán la solución y antes que termine este año se habrán mudado de la cabaña de madera en que viven ahora, para su casa de mampostería, placa y piso de mosaico, la cual los albañiles le tienen bien adelantada ya.

En Grúa Nueva se ha beneficiado mucho el fondo habitacional y ya 14 familias han recibido este tipo de subsidio de 45 mil pesos regalados por el Estado Cubano a familias afectadas por catástrofes o desastres naturales, y para casos sociales críticos, en particular aquellos que vivan en situaciones vulnerables y tengan poca solvencia económica.

Más temprano que tarde Daisy cumplirá su sueño de habitar un hogar nuevo y confortable porque en Grúa Nueva las aspiraciones no son quimeras, son realidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)