... ...

SIN RODEO: TENDENCIAS

miércoles, 2 de octubre de 2013

Paralizado el gobierno de Estados Unidos por falta de fondos

.Cerradas las puertas de instituciones y servicios públicos
.Obama pagará a los militares  pase lo que pase


Desde la Estatua de la Libertad hasta el Cañón del Colorado, Estados Unidos cerró las puertas de varias instituciones federales y servicios públicos, luego de que el gobierno se quedara sin fondos como consecuencia de no alcanzarse en el Congreso un acuerdo sobre el presupuesto.

Alrededor de 800 mil personas serán despedidas; en Washington, los museos de la red Smithsonian y el Zoológico nacional amanecieron con el cartel de "cerrado" y pidiendo disculpas a los ciudadanos por las "molestias". Tampoco pudo accederse al Monumento de Lincoln ni al clásico obelisco, uno de los lugares más visitados en la explanada conocida como el National Mall.



Esta situación no es nueva. El gobierno de Estados Unidos se ha "paralizado" otras 17 veces. El promedio de duración ha sido de menos de tres días, aunque el cierre más largo fue del 16 de diciembre de 1995 hasta el 5 de enero de 1996, bajo el gobierno de Bill Clinton.

El año fiscal en Estados Unidos comienza el 1ro. de octubre, por lo que es necesario tener un presupuesto aprobado antes de esa fecha. Es el Congreso quien debe aprobar los gastos del gobierno, y si las Cámara de Representantes y el Senado no se ponen de acuerdo, el gobierno no tiene autoridad legal para gastar.

Las cosas volverán a la normalidad cuando en el Congreso haya un plan presupuestario que sea aprobado por ambas Cámaras y firmado por el presidente.

Mientras, la NASA tendrá que licenciar a casi el 97 % de sus empleados, salvo a los trabajadores del Centro Espacial Lyndon B. Johnson, situado en Houston, responsables del manejo y el abastecimiento de los vuelos tripulados y la Estación Espacial Internacional. Las cortes federales seguirán operando con normalidad durante aproximadamente diez días, pero si los recortes perseveran a mediados de octubre, el poder judicial tendrá que despedir a los empleados cuyo trabajo es considerado como "no esencial".

¿Cómo se llegó a esta situación? La relación entre el presidente Barack Obama y el Partido Republicano, especialmente con los miembros ultraconservadores del Tea Party, ha sido muy tensa, pues este grupo defiende la idea de un gobierno que "gaste menos" y que no tenga programas asistencialistas.

Los republicanos, haciendo uso de su mayoría en la Cámara de Representantes, aprobaron un plan presupuestario que no incluía fondos para financiar la reforma sanitaria conocida como Obamacare, una de las pocas promesas de campaña que Obama ha cumplido, y que entró en vigor este martes. El Senado, de mayoría demócrata, rechazó la propuesta, con lo que regresó a la Cámara Baja. Ante la falta de acuerdos en torno a este programa, el presupuesto no fue aprobado y el gobierno fue obligado a "paralizarse".

El lunes en la noche, cuando aún no se sabía cuál sería el resultado de las negociaciones en el Capitolio, Obama promulgó una ley que garantiza a los militares que serán pagados pase lo que pase.

Este martes, el mandatario acusó a los republicanos de lanzar una "cruzada ideológica" y les pidió poner fin a la paralización.

A pesar de la gravedad del asunto, los expertos miran con más preocupación otra fecha: si antes del 17 de octubre republicanos y demócratas no se ponen de acuerdo sobre un aumento del límite legal de endeudamiento, Estados Unidos se vería incapacitado para pagar a sus acreedores, tanto domésticos como internacionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)