SIN RODEO: TENDENCIAS

sábado, 26 de octubre de 2013

La preocupación de Obama es cierta: su gestión va en picada

Por  María Josefina Arce (Radio Habana Cuba)

El presidente norteamericano, Barack Obama, ha visto como en este segundo mandato son cada vez más los estadounidenses que desaprueban su gestión. Los últimos sondeos reflejan que a poco más de 44 por ciento ha descendido su popularidad en el decimonoveno trimestre de su presidencia, uno de los peores índices durante su permanencia en el cargo.

Recuerdan los analistas que solo dos presidentes estadounidenses tuvieron promedios inferiores en el mismo período: Lyndon Johnson por la guerra en Vietnam y Richard Nixon, durante la investigación del caso Watergate, que de hecho lo llevo a su renuncia.



La impopularidad de Obama está motivada por varias causas como su intento de buscar la aprobación del Congreso para una acción militar en Siria a finales de agosto y principios de septiembre. Seis de cada diez estadounidenses expresaron su desacuerdo con un ataque al país árabe.

Para muchos la resistencia a esa medida de fuerza tiene su base en las guerras de Irak y Afganistán, que han tenido un alto costo en vidas y recursos monetarios. De cuatro a seis billones de dólares han costado esos conflictos no solo por las acciones militares y el armamento utilizado, sino también por la atención médica y las pensiones por incapacidad de los veteranos de guerra.

Téngase en cuenta que, de acuerdo con estudios, más de la mitad del millón y medio de soldados que han sido dados de alta del servicio activo desde el 11 de septiembre de 2001 han recibido tratamiento médico en hospitales para veteranos y se les ha concedido una pensión para el resto de sus vidas. Más de 253.000 soldados han sufrido lesiones cerebrales traumáticas.

El cierre parcial durante casi dos semanas de la administración norteamericana por la disputa presupuestaria entre demócratas y republicanos también ha sido uno de los motivos del incremento de la desaprobación a la gestión presidencial.

Qué 800 000 empleados fueron enviados a sus casas en vacaciones forzosas, sin salario, no podía ser bien visto por los norteamericanos que han sentido con fuerza sobre sus hombres la crisis económica desatada en 2008.

Ya en agosto de 2011 el enfrentamiento en el Congreso sobre el límite de la deuda también afectó considerablemente la imagen del mandatario. A 41% descendió su popularidad, el peor índice registrado.

Su mandato ha estado marcado también por escándalos como el espionaje masivo que realiza Washington de registros telefónicos de millones de personas en territorio norteamericano y el resto del mundo.

Preocupante para Obama es ver cómo va quedando poco del 52% de aceptación que disfrutaba cuando fue reelecto en noviembre de 2012. Su accionar no ha sido muy feliz, pues a acciones desaprobadas por la mayoría de los norteamericanos se suman promesas pendientes como la reforma migratoria y el cierre de la ilegal cárcel en Guantánamo, donde contra la voluntad del pueblo y gobiernos cubanos mantiene Estados Unidos una base naval desde hace más de un siglo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)