SIN RODEO: TENDENCIAS

miércoles, 7 de agosto de 2013

Revelaciones de que el Ché fue asesinado por órdenes de EEUU

Nuevos e irrefutables elementos demostrativos de la ejecución del Comandante Ernesto Guevara por órdenes de EE.UU., contiene el libro “El asesinato del Che en Bolivia. Revelaciones”, de los escritores e investigadores cubanos Adys Cupull y Froilán González.

Ambos estudiosos de la figura del combatiente argentino-cubano evidencian, a partir de testimonios de personas vinculadas a los hechos, cómo fueron las últimas horas del Guerrillero Heroico y sus compañeros, quiénes tomaron la decisión de asesinarlos y dónde fueron enterrados sus restos.



En el texto de la Editora Política, previsto para ser presentado en la XXIII Feria Internacional del Libro Cuba 2014, los autores responden también a las interrogantes sobre el final trágico de varios de los implicados en el crimen, y la forma en que el Che vive en la memoria de los bolivianos.

Citan sus encuentros con Silvia Mercedes Ávila, periodista, escritora y poetisa de Bolivia, una de las reporteras más destacadas de ese país andino, especialmente de Radio FIDES, dirigida por el sacerdote José Gramunt.

En el volumen, Ávila recordó que su emisora divulgó el nueve de octubre de 1967 que Che Guevara había muerto la noche anterior, como consecuencia de las heridas recibidas en un combate en La Higuera.

Sin embargo, indicó que a varios colegas les llamó la atención la noticia, emitida antes de que el alto mando militar publicara su parte oficial sobre el particular, lo cual provocó se difundiera por todo el mundo.

Explicó que, en un curso de periodismo en Alemania, conoció los estrechos vínculos del padre Gramunt con la embajada norteamericana en La Paz y su amistad con el general René Barrientos, entonces Presidente de Bolivia.

Muchos señalaron que el sacerdote era agente de la CIA, suministradora de aquella información a la emisora, explicó la periodista.

Cuando le preguntó al propio Gramunt sobre cómo se enteró de la muerte del Che, aquel le confesó que en la embajada norteamericana en ese país “lo sabían todo y lo determinaban todo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)