SIN RODEO: TENDENCIAS

martes, 19 de marzo de 2013

Destaca Francisco que "el poder del papa es el servicio a los pobres"

El papa Francisco expresó este martes, durante su homilía en la Misa de Inicio del Ministerio Petrino del Obispo de Roma, que el "verdadero poder" de un papa es el “servicio humilde", dirigido a “los más pobres, los más débiles, los más pequeños, el hambriento, el sediento, el forastero, el desnudo, el enfermo y el encarcelado".

En el primer mensaje que ofreció tras recibir los símbolos de su pontificado, el palio y el llamado anillo del Pescador, el argentino Jorge Mario Bergoglio invitó a a todos los fieles católicos a “no tener miedo de la bondad".



"Nunca olvidemos que el verdadero poder es el servicio, y que también el Papa, para ejercer el poder, debe entrar cada vez más en ese servicio que tiene su culmen luminoso en la cruz; debe poner sus ojos en el servicio humilde, concreto, rico de fe", manifestó.

Es por ello que el Sumo Pontífice consideró que un Papa debe “abrir los brazos para custodiar a todo el Pueblo de Dios y acoger con afecto y ternura a toda la humanidad”, sin ninguna distinción. En ese sentido, exhortó a "tener respeto por todas las criaturas de Dios y por el entorno en que vivimos", el medio ambiente.

“La vocación de custodiar no sólo nos atañe a nosotros, los cristianos, sino que tiene una dimensión que antecede y que es simplemente humana, corresponde a todos. Es custodiar toda la creación, la belleza de la creación, como se nos dice en el libro del Génesis y como nos muestra san Francisco de Asís: es tener respeto por todas las criaturas de Dios y por el entorno en el que vivimos", detalló.

Por ello, instó a “todos los que ocupan puestos de responsabilidad en el ámbito, económico, político y social (…) no dejar que los signos de destrucción y de muerte acompañen el camino de este mundo nuestro".

"Recordemos que el odio, la envidia, la soberbia, ensucian la vida. Custodiar quiere decir entonces vigilar sobre nuestros sentimientos, nuestro corazón, porque ahí es de donde salen las intenciones buenas y malas: las que construyen y las que destruyen. No debemos tener miedo de la bondad, más aún, ni siquiera de la ternura", dijo Francisco.

Por último, el Santo Padre aseguró que cuando el hombre falla en esa responsabilidad, "cuando no nos preocupamos por la creación y por los hermanos, entonces gana terreno la destrucción y el corazón se queda árido".

"Por desgracia, en todas las épocas de la historia existen Herodes que traman planes de muerte, destruyen y desfiguran el rostro del hombre y de la mujer", concluyó Francisco.

Bergoglio ofició este martes la llamada misa de entronización, una eucaristía que oficialmente da inicio a su pontificado como Santo Padre de la Iglesia Católica.

La eucaristía del papa Francisco -como decidió llamarse en sucesión de Benedicto XVI- se desarrolló en la Basílica de San Pedro de la Ciudad del Vaticano y contó con la presencia, agregada, de al menos 31 jefes de Estado y de Gobierno y delegaciones de 132 países.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)