SIN RODEO: TENDENCIAS

miércoles, 7 de noviembre de 2012

El Nobel de la guerra

Por  Juan F. Ruales
Después de haberle dado el Premio Nobel de la Paz a Obama y a la Comunidad Europea y por ende a la OTAN, este premio altruista debería denominarse Estímulo Imperial a la Guerra.

La OTAN ha sido el brazo europeo de los EE.UU. en su política neocolonial que en muchas ocasiones se ha implementado en base a genocidios flagrantes y procesos antidemocráticos para apropiarse del petróleo y otros recursos naturales ajeno o del control geopolítico de espacios aéreos, terrestres y marítimos estratégicos en su propósito de dominar al mundo.

El número de muertos ocasionados por las guerras desatadas contra países no adeptos a su política neoliberal, es acaso tan monstruoso como el cometido por los regímenes facistas del siglo anterior.

Eso me hace pensar que de estar vivos Hitler, Franco o Mussolini, no hubiese sido extraño que la graciosa Real Academia les entregue también el Premio de la Paz a estos genocidas.

A la vista, este galardón se ha convertido en una patente de corso para los fines geopolíticos del imperialismo contemporáneo.

La Madre Teresa de Calcuta debe estar revolviéndose en su tumba al saber que comparte un galardón con personajes e instituciones siniestras que son las que generan la miseria contra la que ella luchó.

Y Rigoberta Menchú, Pérez Esquivel tendrán escalofríos por la misma causa. Menos mal que el Premio de Literatura le fue dado al novelista demócrata Mo Yan, acaso para congraciarse con el gobierno de China, ahora que necesitan de su dinero para salvarse de la crisis, porque antes de que el gigante asiático se convierta en primera potencia, este premio, (2 de la Paz y 1 de Literatura) fue una descarada provocación para deslegitimar al partido Comunista Chino del cual ahora dependen para su supervivencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)