SIN RODEO: TENDENCIAS

sábado, 21 de julio de 2012

Confisca EE.UU. computadoras a Pastores por la Paz

Guardias de Estados Unidos desplegados en la frontera con México confiscaron seis computadoras a la XXIII Caravana de Pastores por la Paz, que prosigue este viernes su rumbo a Cuba con cien toneladas de artículos humanitarios recolectados tras el tránsito por más de 80 ciudades de Canadá y Estados Unidos.

Los oficiales ocuparon los equipos cuando los activistas cruzaban el puente internacional de Hidalgo con el cargamento destinado a la Isla, en un nuevo desafío al bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por Washington desde hace más de medio siglo.


Por la experiencia de todos estos años, los caravanistas tenían previsto desde un inicio enfrentar ese tipo de obstáculos de la guardia fronteriza norteamericana, que en años anteriores incluso retuvo la ayuda de forma arbitraria. Mientras, el convoy continúa viaje al puerto de Tampico para embarcar los donativos recaudados en las últimas semanas.

Los aportes consisten en autobuses y artículos destinados a los sectores del deporte, la salud y la educación, algunos de los más golpeados por la política hostil de la Casa Blanca.

Estados Unidos mantiene el bloqueo pese al rechazo de la comunidad internacional, expresado durante 20 años consecutivos en votación de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Una veintena de personas se unieron a los 60 activistas de diferentes nacionalidades que integran la actual edición de la Caravana de la Amistad, la cual prevé arribar a La Habana este sábado.

Las nueve rutas del convoy llegaron el miércoles a McAllen y allí coordinaron las acciones finales para garantizar que la ayuda salga desde suelo mexicano y llegue con éxito a su destino.

El fallecido reverendo norteamericano Lucius Walker ideó en 1992 el proyecto solidario conocido como Caravana de la Amistad, con el objetivo de romper el bloqueo y llevar al pueblo cubano asistencia humanitaria, que incluye desde medicinas hasta camiones escolares amarillos, sin pedir autorización ni licencia a las autoridades federales, con el lema «Nuestra licencia es el amor».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)