... ...

SIN RODEO: TENDENCIAS

miércoles, 6 de julio de 2016

La apatía carcome y corrompe

- Hay que recuperar la cultura de la honestidad y no podemos dejar que nos carcoma la indolencia social, recalcó Ramón Labañino Salazar

Una sociedad próspera no es compatible con la corrupción. Ni podrían augurarse éxitos sostenibles tras la actualización del modelo económico si perduran los consabidos y dilatados problemas de control interno que carcomen a las empresas. Y hoy, lamentablemente, esos problemas se transforman, se trasladan, pero no se resuelven.

Esa certeza incentivó el debate de los diputados de la Comisión de Asuntos Económicos, la cual analizó, este miércoles, las manifestaciones de indisciplina social, ilegalidades y corrupción.

La mirada crítica de los parlamentarios puso énfasis en el desvío de recursos, la inoperancia de algunas administraciones, el deficiente accionar de los cuadros, así como en las conductas ilícitas que persisten en la entrega de subsidios y en el sector del comercio, fundamentalmente en los puntos de venta de materiales de la construcción.



Al abordar el comportamiento de estas problemáticas durante el 2015, Alina Vicente Gainza, vicecontralora general, informó que se identificaron 898 hechos de corrupción, relacionados, fundamentalmente, con la contratación, el control de los efectivos, los inventarios y el combustible, temas en cuya solución no se logra avanzar.

La ausencia de un ambiente de control, el incumplimiento de las normas, la falta de previsión de los riesgos y el insuficiente seguimiento de los niveles intermedios, figuran, a su juicio, entre las causas principales.

“Las relaciones entre las empresas estatales y el sector privado continúan siendo una fuente de indisciplinas, ilegalidades y presuntos hechos de corrupción, no porque esté errada la política sino por su inadecuada aplicación”, aseguró Reinol Pérez, vicecontralor general, quien subrayó el desconocimiento de algunas administraciones sobre la Ley del Presupuesto, lo cual coarta su desempeño.

Juana Caridad Herrera, diputada de Ciego de Ávila, resaltó la importancia de la participación de los trabajadores en la conformación de los planes de prevención y la toma de acciones en las empresas, cual reflejo de transparencia. “Ese no es un asunto que pueda encargarse solo a los jefes, pues estos pueden dejar brechas en función de su propia conveniencia”, acotó.

La inefectividad de las medidas tomadas contra los infractores y lo irrisoriode las multas fue otra de las aristas abordadas en la Comisión. “En muchas ocasiones sucede que,luego de incurrir en ilegalidades, unadministrador apenas se traslada de lugar, y con él, el problema”, dijola diputada santiaguera Rafaela Bejerano.

El escaso tratamiento en la prensa de los casos de corrupción fue cuestionado por Pastor Batista, diputado por el municipio tunero de Manatí. Ello, aseguró, fomenta un clima de impunidad e inercia, contrario al quehacer de las autoridades en materia de enfrentamiento.

También Alejandro Gil, viceministro de Finanzas y Precios, llamó la atención sobre la necesaria preparación de quienes participan en las fiscalizaciones, las cuales no pueden ceñirse soloa la ejecución presupuestaria, porque detrás puede estar enmascarado el desorden del gasto público.

“Hay que recuperar la cultura de la honestidad y no podemos dejar que nos carcoma la indolencia social”, concluyó el Héroe de la República Ramón Labañino, invitado.

Fuente: Cubadebate

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)