ESPECIAL DE HOY

... ... ... ... ...
... ... ...

martes, 8 de marzo de 2016

Aumentará Cuba generación eléctrica con financiamiento ruso

Cuba incorporará 800 megawatts a su sistema electroenergético nacional entre 2022 y 2024, con un crédito estatal ruso de hasta mil 200 millones de euros, un proyecto que se ejecutará en ocho años.

En entrevista exclusiva con Prensa Latina, el director de Desarrollo de Centrales Térmicas de la Unión Eléctrica (UNE), Edier Guzmán, dijo que ese propósito será posible con la ejecución de un acuerdo entre los gobiernos de Cuba y Rusia para construir cuatro nuevas unidades generadoras que ampliarán la capacidad y cubrirán la demanda del sector estatal y doméstico.



Al respecto, Guzmán explicó que el contrato firmado por la empresa rusa InterRAO Export y la cubana Energoimport, perteneciente a la UNE, está ahora en fase de preparación para su entrada en vigor en abril próximo, etapa que se cumple según lo planificado y sin contratiempos, para luego pasar a la selección de la entidad encargada del diseño de los planos y comenzar posteriormente la ingeniería básica.

Para esa etapa se convocará a una licitación que debe extenderse por 290 días, lo que dará pasó posteriormente a la selección del equipamiento y los suministradores, pues se trata de un crédito estatal que establece la adquisición de la mayor parte del equipamiento a empresas rusas, aunque está acordado que entidades cubanas ejecuten la parte constructiva.

Según lo pactado y el avance del proyecto, se prevé que en noviembre de este año InterRAO constituya una empresa con capital totalmente extranjero para la contratación de las entidades cubanas que ejecutarán el proceso constructivo, lo cual requerirá de organizaciones competitivas y personal capacitado.

El acuerdo establece la construcción de cuatro unidades generadoras de 200 megawatts de potencia cada una en las centrales “Máximo Gómez”, del Mariel (una), y tres en Este Habana, ubicadas en el occidente de la Isla, la zona de mayor demanda y que requiere de transferencias de electricidad sobre todo en el horario pico de la región oriental.

Se trata de un contrato de ampliación de las centrales termoeléctricas mencionadas con la utilización del combustible crudo cubano y en cual estarán involucrados casi todos los ministerios.

Dichos organismos estarán presentes desde la fase de ingeniería básica, trámites financieros, económicos y medio ambientales, su construcción y puesta en marcha, lo cual debe aprovecharse para potenciar las fuerzas que participarán en su ejecución, significó el entrevistado.

Guzmán precisó que las nuevas unidades generadoras ahorrarán el combustible para pagar el crédito y sus intereses, algo avalado por los estudios de factibilidad financiera realizados por una empresa de alto prestigio internacional, y aceptado por las autoridades y especialistas rusas y cubanas.

Por tanto, enfatizó, el éxito del proyecto está en cumplir las fechas pactadas y que técnicamente logre los indicadores de eficiencia establecidos y así garantizar el esquema de comercialización del combustible ahorrado, el cual será exportado y vendido para abonar el ingreso en una cuenta y así compensar el crédito otorgado.

El financiamiento concedido prevé la formación y capacitación del personal cubano encargado de la construcción, montaje, operación y mantenimiento de las unidades generadoras.

Al comentar sobre las fechas de terminación de los bloques, el especialista de la Unión Eléctrica dijo que dos deben estar listos en 2023 y otros dos en 2024, y que el último de ellos será el de la central termoeléctrica “Máximo Gómez”, del Mariel.

Insistió en que se trata de una inversión estatal y no una inversión extranjera, la cual está en fase preparatoria para su ejecución, y que en ella pueden participar empresas extranjeras contratadas.

Los nuevos cuatro bloques de 200 megawatts de potencia cada uno deben sustituir a los que operan actualmente en esas plantas, y aunque no varían mucho en sus principios de funcionamiento y generación serán más eficientes y mejorarán los sistemas de gases, combustibles, enfriamiento y de las caladeras.

Cuba tiene una amplia experiencia en este tipo de tecnología de generación eléctrica dada la existencia de diez unidades rusas activas hoy, lo que ha permitido conocer los procedimientos, normas, tipos de acero y otros equipos.

Para el cuidado del medio ambiente y las exigencias que al respecto recoge el contrato se incorporarán plantas de purificación de gases y residuales, al considerarse la utilización del crudo cubano con elevado contenido de azufre que no debe escaparse a la atmósfera.

Según el especialista, este proyecto no se contradice con los programas nacionales de utilización de fuentes renovables de energía y de cambiar paulatinamente su matriz energética para hacerlo menos dependiente de los combustibles fósiles.

Aclaró que tales esfuerzos deben complementarse, pues no se puede descartar totalmente la producción de energía con combustibles fósiles.

Tales alternativas renovables, subrayó, deben equilibrarse para minimizar el uso de plantas que funcionan con petróleo, pero sin ellas no se cubriría entonces el servicio eléctrico durante la ocurrencia de fenómenos meteorológicos, la generación nocturna o, por ejemplo, no serían suficientes para la elevada demanda que representa el horario pico.

Además, argumentó, hay que pensar en la renovación necesaria de los envejecidos bloques existentes y con ello en la necesaria eficiencia en la generación de electricidad, incluso en los actuales momentos de bajos precios internacionales del petróleo en el mercado internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)