SIN RODEO: TENDENCIAS

martes, 19 de enero de 2016

Alertas los santiagueros sin desatender las actividades cotidianas

-Lluvia ligera y algo de sosiego sísmico en Santiago de Cuba

-Las emisoras radiales ofrecen sistemáticamente notas de interés a la población

Tras dormir intranquilos por la posibilidad de un sismo de mayores proporciones, los santiagueros amanecieron este martes con las bendiciones de una lluvia ligera y del apaciguamiento relativo de la tierra, sacudida desde el domingo.

Los 23 movimientos telúricos perceptibles, registrados hasta el momento, han mantenido a las autoridades y a la población expectantes y poniendo a punto decisiones oficiales y familiares ante la posibilidad cierta de un evento mayor, de acuerdo con las probabilidades para estos casos.



Durante un recorrido por sitios abiertos de la ciudad donde cientos de personas decidieron pernoctar, el primer secretario del Partido Comunista en la provincia, Lázaro Expósito, aludió a la disminución de los temblores y a la necesidad de mantenerse alertas aunque sin desatender las actividades cotidianas.

Aunque algunos padres, por previsión, no enviaron a los niños a las aulas, el curso escolar está activo, al igual que el resto de los quehaceres laborales y sociales, porque la vida continúa y no puede detenerse ante la incertidumbre de una circunstancia que no tiene lugares ni momentos fijos.

Como siempre en estas situaciones, la radio local se ha convertido en el medio de información por excelencia y las emisoras Mambí y Revolución ofrecen sistemáticamente notas de interés para sus públicos.

Por otra parte, los especialistas del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (Cenais) y del Servicio Sismológico Nacional de Cuba (SSNC), con sede aquí, acuden a esos espacios radiales y a los de Tele Turquino para explicar y actualizar sobre el anómalo comportamiento telúrico.

Suman ya 17 los boletines emitidos por esos entes, con resúmenes y mapas en los cuales se plasman esas veleidades de las profundidades de la tierra, determinadas fundamentalmente en esta zona oriental por la confluencia de las placas tectónicas del Caribe y Norteamérica.

Como una suerte de curso intensivo, marcado por las vivencias personales, han devenido estas jornadas desde la 1:37 am del domingo 17 cuando los santiagueros comenzaron a sentir, con una frecuencia indeseable, esas sacudidas que brotan de las entrañas de su suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)