ESPECIAL DE HOY

... ... ... ... ...
... ... ... ... ... ...

domingo, 28 de junio de 2015

Acometen reparación de centros escolares en Ciego de Avila

Por Pastor Batista/INVASOR

Como cada año, junio, julio y agosto se tornan decisivos en el empeño de la provincia y del país por mejorar el estado de las escuelas, círculos infantiles y otras instalaciones docentes, con vistas al inicio del nuevo curso escolar.

De acuerdo con estadísticas ofrecidas por Reynaldo Ruiz Báez, jefe del departamento de inversiones, en la subdirección económica del Ministerio de Educación en Ciego de Ávila, actualmente las labores abarcan a 47 centros de todas las enseñanzas, en el contexto de un programa de reparación y mantenimiento que debe beneficiar a casi un centenar de instalaciones entre enero y diciembre.



Las acciones abarcan a todas enseñanzas y beneficia a los 10 municipios

Para ello, el territorio destina más de 3,2 millones de pesos, además de un monto superior al millón 500 000 pesos, concebidos también para el mejoramiento material del sector por concepto de inversiones.

Con incidencia directa en los 10 municipios, las acciones corren a cargo de fuerzas constructoras del Poder Popular, brigadas de mantenimiento del propio sector educacional y personal de la Empresa Provincial de Aseguramiento y Servicio a la Educación.

Especialistas del mencionado departamento refieren, sin embargo, la voluntaria contribución que muchas veces realiza la población en los barrios, comunidades y asentamientos donde se encuentran situados los centros, tal y como está sucediendo entre los habitantes de Bolivia, animados por la histórica conmemoración del 26 de Julio allí.

Esa participación comunitaria es, sin duda, un primer paso hacia el necesario sentido de pertenencia y de cuidado que, junto a la escuela, debe inculcar y exigir la familia entre niños, adolescentes y jóvenes. Nada meritorio resultaría tener que arreglar año por año lo mismo que ya fue reparado en la anterior etapa.

Asegurar acciones de mantenimiento y reparación con calidad (entiéndase usar eficientemente hasta el último centavo) y evitar durante todo el curso escolar que el descuido, la indisciplina o la indiferencia dejen su nocivo efecto sobre paredes, mobiliarios, equipos, medios e instalaciones docentes, es el mejor modo (léase deber) para corresponder la prioridad que Cuba le sigue dando a la educación, incluso, en momentos de limitaciones económicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)