SIN RODEO: TENDENCIAS

jueves, 13 de marzo de 2014

El asalto que estremeció a la tiranía

El 13 de marzo de 1957, un nutrido grupo de revolucionarios, integrado por trabajadores y estudiantes, se dispusieron a ajusticiar al tirano Fulgencio Batista Zaldívar en el Palacio Presidencial, y desencadenar acciones que provocasen el desplome del sangriento régimen entronizado en Cuba.

Llegar hasta Palacio con las armas en la mano representaba la culminación del largo y complejo proceso de organización de actividades que, gradualmente, unieron y comprometieron a los hombres que aquella tarde se lanzaron a una de las acciones más audaces de la lucha insurreccional contra la tiranía.

Desde que se produjera el golpe de Estado del 10 de marzo de 1952, el estudiantado cubano, fiel a sus tradiciones de lucha, se había manifestado de inmediato contra el cuartelazo y declaró la guerra al régimen castrense.



El 24 de febrero de 1956 se fundó el Directorio Revolucionario (DR). En julio de ese año, José Antonio Echeverría fue reelegido presidente de la Federación Estudiantil Universitaria y poco después viajó a Chile y México; en este último país hizo contacto con Fidel Castro.

Como resultado de aquella primera entrevista, Echeverría y los revolucionarios, sostuvieron conversaciones formales con el Movimiento 26 de Julio y establecieron la estrategia a seguir. Los acuerdos adoptados, fueron recogidos en la Carta de México, donde se unían las fuerzas con el fin  de derrocar a la tiranía.

A pesar del acuerdo, algunos de sus puntos de vista diferían, y se determinó que cada organización desarrollara sus actividades de acuerdo a sus planes específicos encaminados hacia el objetivo común.

El DR determinó que el centro de su plan sería atacar el Palacio Presidencial. Simultáneamente con la acción principal, se ocuparían los estudios de Radio Reloj y desde allí José Antonio anunciaría al pueblo el ajusticiamiento del tirano. El jefe del comando que asaltaría el Palacio sería Carlos Gutiérrez Menoyo, y José Antonio estaría a cargo de la acción de Radio Reloj, además de resultar la figura política más importante.

El día 13, a las 3:24 de la tarde, con los disparos contra Palacio, comenzó la alocución del presidente de la FEU, pero poco después la emisión se fue del aire y la proclama no pudo radiarse completa.

Perdido el factor sorpresa, y al no encontrar a Batista, el grupo de atacantes se retiró de Palacio. Los de Radio Reloj, se dirigieron hacia la Universidad. El automóvil en que viajaba José Antonio enfiló por el costado del centro de altos estudios y en sorpresivo intercambio de disparos con un patrullero policial, el Presidente de la FEU perdió la vida.

Poco después llegó Faure Chomón gravemente herido e informó sobre el fracaso de la operación en Palacio.

Al recibir la noticia, se efectuó una breve reunión en el Rectorado y se llegó a la conclusión de que permanecer en la universidad sería acto suicida, pues de ser atacados, no tendrían forma de escapar. Se acordó la retirada, y comenzar a buscar atención médica y refugio para los sobrevivientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)