NUEVO

SIN RODEO: TENDENCIAS

lunes, 29 de octubre de 2012

Lentitud en Estados Unidos de trámites para viajes a Cuba

Turoperadores criticaron la lentitud que mantiene Estados Unidos en la renovación de permisos para organizar visitas a Cuba.

"No estamos a plena velocidad (...) Ellos están supervisando más estrechamente los viajes", dijo Tom Popper, cuya agencia Insight Cuba recibió en días recientes el permiso tras esperar desde julio.

El funcionario dijo al diario Nuevo Herald que esa empresa planea llevar a cabo el 22 de noviembre su primer viaje desde el verano, luego de cancelar 30 visitas, perder millones de dólares y despedir a 22 empleados mientras aguardaba por el proceso.



La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) -adscrita al Departamento del Tesoro- redobló en mayo pasado la supervisión detallada de las visitas a Cuba y anunció que la violación de las restricciones será castigada con multas de 65 mil dólares y hasta la suspensión de licencias.

"La OFAC hace esto más difícil al insistir en programas estructurados a tiempo completo", aseveró John McAuliff, del Fund for Reconciliation and Development (Fondo para la reconciliación y desarrollo).

Su institución, que aboga por normalizar los nexos entre Washington y La Habana, obtuvo el autorizo el mes pasado después de una espera de dos años.

La OFAC otorgó algunos permisos desde finales de septiembre, pero todavía mantiene en el limbo a organizaciones como National Geographic Expeditions, la cual vendió 17 viajes a Cuba planeados entre noviembre próximo y junio de 2013.

Aprobó esas solicitudes porque los turoperadores denunciaron que las trabas en el trámite responden al acuerdo del Gobierno con el senador republicano Marco Rubio -conocido por las posiciones extremistas contra La Habana- para imponerles controles más férreos, mayor revisión de sus itinerarios y del programa en general.

En enero de 2011, el presidente Barack Obama certificó una relajación relativa en la prohibición de los contactos con Cuba y permitió que compañías aéreas y agencias pudieran organizar viajes a ese territorio caribeño solo con fines culturales y educativos.

Pero las primeras licencias no fueron otorgadas por la OFAC hasta seis meses después y, al mismo tiempo, la congresista conservadora Ileana Ros-Lehtinen solicitaba medidas anticubanas más severas en este acápite legislativo.

Esa postura hostil forma parte del bloqueo económico, financiero y comercial que Estados Unidos aplica contra Cuba por más de medio siglo y con daños valorados en un billón 66 mil millones de dólares.

La comunidad internacional ha condenado y exigido el levantamiento inmediato de ese cerco durante 20 años consecutivos ante la Asamblea General de la ONU.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)