ESPECIAL DE HOY

... ... ... ... ...
... ... ... ... ... ...

viernes, 10 de mayo de 2013

Reclamo masivo para cierre de campo de concentración de Guantánamo

Unas 187 mil 233 personas firmaron hasta hoy una demanda al presidente estadounidense, Barack Obama, para que cumpla su promesa de cerrar la prisión en la base de Guantánamo, donde numerosos presos están en huelga de hambre.

El coronel Morris Davis -exfiscal de ese centro militar- publicó el texto hace nueve días en Internet ante la radicalización del ayuno que realizan unos 130 reos contra el confinamiento indefinido, los registros a sus pertenencias y la confiscación de copias del Corán, el libro sagrado de los musulmanes.

Pero el gobierno de Estados Unidos trata la protesta con bajo perfil desde su comienzo el pasado 6 de febrero y sigue sin reconocer la cifra real de manifestantes.

Morris prevé que mañana sumen 200 mil firmantes de la petición, la cual urge a Obama a liberar a los 166 extranjeros encerrados en el penal o de lo contrario presentarlos a juicio para poner fin al limbo legal que enfrentan.

Esas mismas exigencias también mantienen movilizados a cientos de activistas sociales y defensores de derechos humanos en Estados Unidos.

Miembros de organizaciones como Witness against Torture y Code Pink mantienen un ayuno rotativo mientras dure la protesta en la prisión -abierta en 2002 en el sureste de Cuba- y cada uno escoge un día para estar sin ingerir alimentos en solidaridad con los huelguistas.

La última agrupación conmemoró los 100 días de la medida de presión con una concentración el fin de semana anterior frente a la Casa Blanca, sede del Ejecutivo nacional.

Durante esa actividad también denunciaron la alimentación forzada a 23 internos del penal, pese al rechazo del Comité Internacional de la Cruz Roja y de una asociación médica norteamericana.

Albert Shimkus, exjefe del hospital de la base de Guantánamo, también criticó esa práctica porque la consideró otra forma de infligir dolor a los seres humanos.

Estados Unidos abrió la cárcel en la base naval de Guantánamo contra la voluntad del Gobierno y pueblo cubanos, para confinar allí a toda persona considerada sospechosa de terrorismo.

La prisión es considerada un moderno campo de concentración donde a la población penintenciaria se le aplican brutales modalidades de tortura como el aislamiento en celdas con temperaturas extremas o mantenerlos amarrados en posición fetal por más de 24 horas sin alimentos.

El presidente Obama no cumplió con su promesa electoral en 2007 de cerrar dicha instalación, calificada por muchos de un “agujero negro” en materia de respeto a los derechos civiles.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Su comentario puede tardar unos minutos para ser publicado)